E.T.: un extraño sana

Volvamos por un ratito a cuando éramos niños y recordemos uno de los clásicos de nuestra infancia.

E.T. es dirigida por Steven Spielberg y se estrenó en 1982. Una película de fantasía familiar que aún hoy sigue vigente y ha conquistado el corazón de muchos niños a lo largo de sus más de 40 años de lanzada.


Esto es Ojos de cine, un newsletter semanal que llega a tu correo todos los sábados. ¿Querés recomendarlo? ¡Reenvialo! Y si te lo reenviaron, podés suscribirte.

🗞️
Si te gusta Ojos de cine podés apoyarlo a través de Paypal. ¡Gracias a los que apoyan cada semana! Cada ayuda permite que sigamos creciendo.

Elliott, un niño de nueve años, se encuentra con un extraterrestre y decide esconderlo en su casa para protegerlo. Su hermana pequeña y su hermano mayor lo ayudan a guardar el secreto.
02 (352)

Hay varios aspectos que hacen de esta película un clásico. La historia que cuenta, sus personajes, la ternura de ET y las decisiones que toma Spielberg para narrar.

Spielberg hacía un tiempo quería contar una historia para niños y el impacto que había tenido el divorcio en su vida cuando él era adolescente y en sus hermanas que eran más pequeñas. A esto se le sumó que, cuando estaba filmando Encuentro Cercanos de tercer tipo, se le ocurrió la idea de qué podría pasar si el alien no volvía a su nave espacial. E.T. es la unión de esas dos ideas en un mismo guion. Y con la historia casi completa en mente, trabajó junto a Melissa Mathison para escribir el guion. Ella estuvo nominada por el guion en los Oscars del siguiente año.

40 años después, Spielberg hace The Fabelmans que también trata sobre su infancia y el vínculo con su familia. Es interesante pensar cómo se vinculan ambas películas y cómo su vida ha ido marcando su cine.

El extraño que se convierte en familia

Una nave espacial llega a la Tierra, y ET se extravía en el bosque. Cuando la nave se tiene que ir, su familia intenta llamarlo, pero no puede volver por el temor a unos hombres desconocidos y amenazantes que acechan el lugar en plena noche y a oscuras.

ET queda solo.

Así llega a la casa de Elliot, un niño, hijo de padre divorciados, que tiene dos hermanos con los que tiene vínculo distante. Su madre no entiende cuando le explica lo que está pasando, y su padre no está como para llamarlo y contarle. Su familia también lo abandonó. Elliot está solo.

El vínculo entre E.T. y Elliot se establece. Son dos personajes espejo que están atravesando lo mismo y hace que el espectador conecte con los dos.

Ese vínculo va a ir marcándose cada vez más a lo largo del film. Elliot siente lo que E.T. siente, logra saber lo que quiere y ayudarlo. Se convierte en parte de la familia. Sin embargo, Spielberg decide no sustituir ni a sus hermanos ni a su madre. E.T. se convierte en un motivo de vínculo, no de separación.

Elliot integra a sus hermanos (les cuenta su secreto) para que lo ayuden. Los tres lo terminan cuidando y queriendo; se convierte en el punto de unión, de encuentro de los tres y los convierte en amigos.

Esa despreocupación del hermano grande que aparece el principio, cambia a partir de este nuevo integrante de la familia.

Cada uno de los hermanos cumple un rol como personaje. Elliot es el protagonista, de quien conocemos sus debilidades y a quien seguimos en la historia. El hermano mayor está para marcar y dar cuenta de los vínculos en esa familia y el estado - lo quebrado o tristes - en el que están por el divorcio. La pequeña Gertie - gran Drew Barrymore - es la comedia, permite descomprimir el drama y nos conecta con un lado aún más infantil y tierno.

Durante la producción del film, Spielberg cuenta de la poca presión que había entorno a su producción y expectativas de venta, debido el contexto del momento de Disney. El estudio estaba en un punto bajo en cuanto a su comercialización, sus películas infantiles ya no tenían el impacto que habían tenido en los setentas.

Esa poca presión, hizo que el rodaje fluyera mejor. Spielberg consideraba a todos una familia: él, durante tres meses, fue el padre de Michael, Elliot y Gertie.

Aún hoy, Drew Barrymore habla de ese tierno vínculo con Spielberg. Él la ha acompañado mucho en su carrera y la impulsa a que siga dirigiendo.

Respecto de la producción, también existía un inconveniente: el filmar con niños. Ellos pueden filmar menos horas que la jornada tradicional y esto hacía que tuvieran que aprovechar el rodaje al máximo ya que es una película mayoritariamente con niños. Los efectos los preparaban antes para no perder tiempo en set con los niños.

El peligro en la oscuridad

El mundo que se plantea en la película es el de los tres hermanos. Por esto, su punto de vista está a nivel de los niños: es un mundo de niños. Uno de los aciertos de la película es que el espectador sea niño con ellos.

Los adultos no son mostrados totalmente, son siluetas o están a oscuras. A excepción de la madre que es parte de la familia. Todos los demás adultos son potencialmente enemigos, antagonistas.

Y esos antagonistas están presentes, acechando, vigilando. El espectador no olvida que la presencia de E.T. no puede ser pública y que hay cierto peligro si se llega a saber.

En contraposición a la oscuridad de los antagonistas, las escenas con los niños (y principalmente con E.T. que tiene luz propia) son luminosas o van de la oscuridad a la luz (por ejemplo, el encuentro de Elliot con E.T.). La construcción de esa oposición está trabajada desde la fotografía, la puesta en escena y el montaje.

En cuanto al montaje, ese acechar del mal también se construye a partir de la edición: alternando escenas de ellos jugando con E.T. y conociéndolo, con las de los investigadores vigilando de cerca (y sabemos que están cerca porque son distancias que los niños recorren en sus bicicletas). Y a través de un montaje fragmentado, planos cortos de llaves ruidosas, de pasos caminando de un lado a otro - con poca luz - se transmite esa tensión y peligro sin conocer del todo que está pasando.

La banda sonora de John Williams también contribuye a la emoción en cada punto del film. A la preocupación, la tensión, pero también a la felicidad y tristeza por la partida.

Spielberg logra no mostrar, si no construir la tensión a partir de lo que se ve en pantalla y lo que no. Y lo va haciendo de a poco a lo largo del film. (Pienso también en su trabajo en Jaws (Tiburón)).

En E.T. va construyendo el vínculo de Elliot con E.T., va recomponiendo el vínculo entre los hermanos, y también va construyendo la amenaza de los antagonistas.

57 (319)

Hoy, 40 años después, la historia sigue teniendo mucha vigencia. Esto es por la construcción de los personajes, por la ternura de la historia, por cómo el espectador logra conectar con la parte humana de estos personajes y su tristeza. Y también por la fantasía y la ilusión que provoca lo desconocido. ET trae ternura y magia, luz y vida; y más importante: cura.

E.T. es la primera película que Steven Spielberg la considera como personal. Se puede ver en Amazon Prime.


Lista de la semana

Según Letterboxd, E.T. es una de las películas que se han visto más de 1 millón de veces. Te comparto la lista con todas las películas que son parte de la lista. ¿Cuántas viste?

Sobre el guion

Te recomiendo este video que analiza en mayor detalle el guion y la construcción de la historia.

Filmografía

Si te gusta el cine de Steven Spielberg, aquí podés revisar toda su filmografía y ver cuáles te quedan pendientes.

Movie trivia y podcast

Esta cuenta de Instagram que es de un podcast, a veces suben parte de sus trivias. Es muy divertido porque juegan por tiempo.


Podés disfrutar de Ojos de cine en Instagram, X y Letterboxd. ¡Podés seguirnos en nuestras redes para acompañarnos y seguir la conversación!


Espero que hayas disfrutado este Ojos de cine. Contame qué te gustó, qué no y tus sugerencias para que sigamos creciendo.

Y si sentís que este newsletter tiene valor y querés colaborar a que siga existiendo, podés hacerlo de forma mensual o con un cafecito.

upload in progress, 0
Ojos de cine. Newsletter semanal. Cada sábado en tu correo.