#4: Los treinta en el cine

Te damos la bienvenida a Ojos de cine, un newsletter de crítica y recomendaciones cinéfilas. Si lees hasta el final, siempre te vas a llevar algo más.

Si te enviaron este correo, podés suscribirte para que te lleguen los próximos Ojos de cine:

No vamos a hablar de los años treinta, sino de cómo se habla (o se representa) el tener treinta en las películas que vemos.

Cuando era chica, se hablaba de la crisis de mediana edad: los 50. Mayormente, asociado a lo que le pasaba a los hombres que de pronto querían ser jóvenes, gastaban plata en cosas sin sentido y todo lo que ya sabemos.

Hoy, y probablemente porque la esperanza de vida se extendió, se explica que una nueva crisis, anterior: la de los 30. Una crisis que se manifiesta en sentir la presión del éxito que deberíamos sentir a esa altura de la vida. La pronta llegada de los 35, edad en la que deberíamos saber quiénes somos, tener todo definido y haber conquistado el mundo. Se supone.

El concepto de éxito hoy es diferente, e igualmente ejerce presión. La incertidumbre sobre el futuro y el no haber logrado todo, provocan una sensación de estancamiento; ya no tenemos 20, y lo sabemos.

En el cine, han aparecido varias películas que hablan de esta crisis, sobretodo los últimos años.

Voy a citar la que disparó el empezar a pensar sobre esto - y con la que empecé la lista de películas sobre el tema -: tick, tick... BOOM! de Lin-Manuel Miranda. En este musical biográfico, aparece una composición de Larson que habla de definirse, decidir qué hacer, si arriesgar y dedicarse a la vocación o trabajar por el dinero, de que el tiempo corre y se acercan los 30. (Por cierto, Andrew Garfield está muy bien en ese papel.)

tick, tick...BOOM! (2021)
On the cusp of his 30th birthday, a promising young theater composer navigates love, friendship, and the pressures to create something great before time runs out.

En la lista también se incluye la recientemente estrenada A los 30 de Martín Shanly (Argentina, 2023), Aftersun de Charlotte Wells (2022), Inside de Bo Burnham o I Want You Back de Jason Orley (2022). Películas que muestran a personajes en conflicto por su lugar en sociedad y consigo mismos.

Y también está The worst person in the world de Joachim Trier (2022).

THE WORST PERSON IN THE WORLD

¿Cuándo te sentís la peor persona del mundo?

El título de la película a veces es el puntapié para empezar a entender o pensar la película. Ese conflicto consigo mismos, la inseguridad en la toma de decisiones, a veces provoca que se sienta eso: que le estamos fallando a todo el mundo.

Esta película no solamente habla de los 30, habla de crecer, que en definitiva es atravesar la crisis (de la que no se sale ileso).

El recorrido que hace el personaje de Julie (Renate Reinsve) en la película, es eso: un crecimiento - es un coming of age -. De la indecisión por la presión de estar llegando a los 30, a la maduración. El valor de la película en contar ese recorrido: cómo a medida que avanzan los minutos van apareciendo muestras de ese crecimiento interno de la protagonista.

En Julie, el acercamiento a los 30 viene aparejado de muchas situaciones: cambios de carrera, cambios de pareja y empezar a entender sus vínculos familiares. En medio del intentar descubrirse, conoce a Aksel (Anders Danielsen Lie), más de 10 años mayor, con amigos que tienen hijos y que ya sabe que quiere otras cosas, que ella quizá no. Él ya pasó por el lugar en el que está ella, sabe incluso que puede salir lastimado.

Crecer. Y tener hijos. La película plantea el tener hijos como uno de los signos - ¿síntomas? - de ser adulto. Esa conversación es de la madurez. La diferencia de edad se hace presente cuando uno quiere y el otro no. Y a veces, como pasa con Julie, el conflicto es saber que tiene que crecer, pero no así. En cada una de sus parejas es uno de los temas que unen o separan; ella tiene este conflicto.

Crecer. Y ser mujer. La presión para Julie no es solamente cumplir treinta. No es elegir la carrera. No es tener hijos. Lo más difícil es poder sentirse segura sobre lo que quiere y las decisiones que toma. Y que esas decisiones perduren en el tiempo.

Crecer. Julie crece. Porque crecer también es dejar de decir lo que hay que decir, empezar a decir qué se quiere. Y en esa inmadurez, en la que ella se reconoce y acepta, a veces no toma las mejores decisiones, juega con los límites metiéndose a fiestas sin permiso, coqueteando con los bordes de la fidelidad e incluso dejando que le mientan.

Ésta es una de las pocas películas que muestran la crisis de los 30 desde el lado de una protagonista y ocupándose principalmente de su conflicto interior.

Joachim Trier logra relatar una historia de una mujer que todos conocemos, o podríamos conocer. Una historia de cómo es vivir hoy en el mundo en el que vivimos, con invasión de redes sociales, de demasiadas posibilidades, en el que parece no haber tiempo para pensar la decisión que se toma. Cuántos seguramente quieren bajar esa llave de luz y tener un día off de la vorágine diaria.

En The worst person in the world (La peor persona del mundo) transitamos unos años de la vida de Julie y Aksel incluido el contexto en el que viven. Un mundo del feminismo post #Metoo. En el que el director se encarga de poner sobre la mesa gran parte de la discusión establecida, a través de un protagonista que hace dibujos ofensivos y una protagonista insegura que necesita crecer.

Por último, una de las mejores conversaciones es sobre cómo se vive el consumo cultural, cómo escuchamos música y vemos películas hoy, y cómo era antes. Años atrás cuando la ida al videoclub o a un local de música a escuchar nuevas canciones eran la experiencia. La cultura era transmitida a través de los objetos dice Aksel sobre el final de la película. Hoy la mayoría de los productos culturales son virtuales (Según la RAE, virtual es "que tiene virtud para producir un efecto, aunque no lo produce de presente".)

Y en esa misma conversación dice que para lograr recuperar experiencias - sentirse como de 20 años de nuevo - se escuchan muchas veces esos discos o se miran muchas veces las mismas películas de esa otra época. Un ejercicio para volver a sentir - a vivir - lo que se sintió cuando se tenía esa edad.

Escribiendo este artículo fue inevitable no pensar en esta canción:

Poder decir adiós es crecer

Queda la lista de esta edición en nuestro Letterboxd para que puedas sugerir qué otras tendríamos que agregar.

Película

Recomiendo tick tick, BOOM! Basada en la vida de Jonathan Larson, un compositor reconocido de Estados Unidos.

Pre - Oscars

Empezaron a aparecer las películas candidatas por cada país a los Premios Óscars. Aquí las primeras.

Festival de Venecia

El 30 de agosto empieza. ¡Conocé las películas que van a estrenar y en qué secciones! (Hay varias muy esperadas.)

Lanzamiento

Esta semana se lanzó el trailer oficial de Maestro, la película de Bradley Cooper (sí dirigida y también protagonizada por él).
Es una de las que participa en Venecia 80. Es de Netflix y estrena el 20 de diciembre.

¡Gracias por leer!

Si llegaste hasta acá, te invito a que respondas nuestra storie o que escribas un tuit con el fragmento del texto que más te gustó y nos arrobes.

Y si sentís que este newsletter tiene valor y querés colaborar a que siga existiendo, podés hacerlo de forma mensual o hacer una donación única.

¡Muchas gracias por ser parte de Ojos de cine!

Y si llegaste hasta acá te hago un spoiler: el próximo número vamos a hablar de Compartment N6. Una joyita de las candidatas a los Óscars como película internacional hace un par de años.