#6: Encontrarse en el no lugar. Lost in translation

Hace 20 años Lost in translation estrenaba. Qué mejor momento para volver a esta gran película.

¿Resistió el paso del tiempo? Sí.

¿Seguimos sin saber qué le dice Bob al oído a Charlotte? Sí.

Este es el #6 de Ojos de cine. Vamos a hablar de Lost in Translation y de algunas novedades y recomendaciones para el fin de semana.


Ojos de cine es un medio de crítica de cine que necesita de tu apoyo para crecer. Si te gusta también podés recomendarlo a otros -RT este mail -, suscribirte, o apoyarlo a través de Paypal. Cada una de estas ayudas es clave y permite seguir adelante. ¡Gracias a los que colaboran apoyando cada semana!

LOST IN TRANSLATION

Un actor norteamericano en decadencia, viaja a Tokio para grabar un anuncio de whisky japonés. Está atravesando una crisis y pasa gran parte del tiempo en el bar del hotel. Allí conoce a Charlotte, una joven casada con un fotógrafo que está en la ciudad para hacer un reportaje; mientras él trabaja, ella se aburre y no duerme.

El título es una expresión que se usa para hacer referencia a lo que se perdió en el proceso de traducción, se volvió insignificante o perdió su sentido. Cuando hay una traducción, el texto traducido no es el mismo que el original. Cuando uno visita un lugar, ese lugar cambia de sentido: pasa a ser habitado por recuerdos, encuentros y lo que se vivió allí. Cuando uno visita un lugar, uno cambia: se transforma con el encuentro con el otro y sus experiencias.

Luego de esta semana juntos, para Bob y Charlotte nada será igual.

HACER PROPIO EL NO LUGAR

Hay lugares, espacios, creados para que cumplan una función y sirvan para que los muchos que lo transitan puedan usarlos. Un aeropuerto, un hotel, las habitaciones de un hotel. Básicamente cumplen su función, son genéricos, y por tanto, no tienen signos de identidad.

A veces, esos espacios, cuando se los habita por un tiempo más largo, empiezan a tener algo propio. El ser humano tiende a imprimir una huella en ellos. Los reapropia y les aporta un sentido, su propio sentido. Se cargan de significados, recuerdos, por lo que allí se vivió, por las risas o whiskys compartidos, y por esos momentos que volvieron - ahora sí - estos lugares únicos: perdieron ese carácter de no lugar.

Mientras el tiempo transcurre y ellos habitan ese hotel y conocen esa ciudad, en ese vínculo que van formando, van resignificando esos espacios. Esos días en Tokio no hubieran sido los mismos si no se hubieran encontrado. O si se hubieran encontrado en otro momento de sus vidas.

Bob (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johansson) traducen los espacios que habitan en Tokio en la semana que están allí.

Y nadie más fue testigo de lo que allí sucedió, excepto ellos.

Charlotte: Let's never come here again because it would never be as much fun.

Ambos llegan a un lugar que les es ajeno. Una ciudad de edificios altos y mucho ruido, con otro idioma, y restaurantes en los que tienen que cocinar su propia comida.

Bob está pasando por una crisis de mediana edad, ya no es un actor en el pico de su carrera pero sí es muy reconocido en Japón, y tiene problemas con su esposa, a la que quedó en casa con sus hijos. Entre ellos no se comunican mucho, la diferencia horaria los desencuentra, y cuando lo hacen, él responde con resignación.

Charlotte está allí porque su recientemente marido tiene que trabajar en una sesión de fotos. Pasa los días encerrada en la habitación del hotel, y las noches, con insomnio, mientras él se va a trabajar. Escucha audios de autoayuda, está aburrida, no encuentra lo que hacer, decora la habitación.

Ambos están en perdidos en Tokio. Cada uno está atravesando su propia crisis: solos, preocupados por su presente y futuro, y sin tener con quien hablar.

La película traza un paralelismo entre lo que les está pasando en su vidas y su vínculo con esa ciudad. Cuando se encuentran, es que empiezan a disfrutar de la ciudad, salen y son parte de la vida tokiota.


  • Charlotte: I just don't know what I'm supposed to be.
  • Bob: You'll figure that out. The more you know who you are, and what you want, the less you let things upset you.

DE A DOS

A simple vista parecen no tener mucho que ver. La distancia en edad es evidente (y en altura), pero vienen del mismo lugar. El idioma es lo que los acerca y luego viene todo lo demás.

La película plantea contrastes para dar luz sobre lo que quiere dar sentido. Construye esta historia de a dos: sobre dos polos que van dando profundidad a la historia.

Los protagonistas representan la juventud y la madurez. Ella está comenzando su matrimonio y no sabe qué hacer con su carrera profesional. Él ya tiene 25 años de casado y está en el declive.

El hotel es la soledad, ambos en sus habitaciones de hotel en silencio, con insomnio y sin saber qué hacer. El afuera: la ciudad, el caos, mucha gente, ruido y pantallas brillantes. (Dentro del hotel miramos hacia abajo, afuera miramos hacia arriba.)

De no conocerse, pasan a tener mucha intimidad, y acompañarse. Ese vínculo cambia la relación de ellos con el espacio. A través del recurso de los dos polos vamos dando cuenta de ese cambio.

Este planteo es a nivel de guion, pero también de puesta en escena y mediante planos cinematográficamente bellos. Con planos de ella mirando la ciudad desde la ventana del hotel, observando eso que ella no entiende y desconoce. Con secuencias en las que ellos transitan la ciudad envueltos de edificios altísimos y mucha gente. La construcción de la polaridad está desde el guion hasta el montaje.

Estos son los recursos que utiliza Sofía Coppola para construir y enfatizar las soledades de ambos; también el encuentro; y, finalmente, la separación, en la que la vorágine de la ciudad, de lo ajeno, nuevamente envuelve a cada uno para no encontrarse más. Pero esa vorágine ahora es diferente, porque existió el encuentro. Reconocemos, a cada uno, en la multitud. Ellos ya no son personajes cualquiera (no personajes), tienen identidad. Y queremos saber qué es eso que Bob le dice a Charlotte al oído.

Sofia Coppola finally explains the end of Lost in Translation

Muchas veces acusada de que no pasa nada, o de que simplemente no se entiende, Lost in translation es quizá eso mismo para el espectador. Puede ser tan lejana esta traducción de la vida, que te pierdas en ella o no le encuentres su significado.

Es una película que habla de quiénes somos y de cómo muchas veces no sabemos dónde estamos, o nos enfrentamos a cosas (u otros) que no conocemos y nos cambian. Nos dejan y dejamos una huella.


Escribiendo este artículo, fue inevitable pensar en las últimas películas de las que hemos hablado: Compartment N6 también habla de encuentro con el otro, The worst person in the world sobre la crisis sobre la carrera profesional y el futuro, y Before Sunrise es ese encuentro por corto tiempo con un otro desconocido que se vuelve muy cercano.


La lista de la semana

Encuentros. Creamos esta lista sobre películas en la que dos personajes se encuentran por un corto tiempo. (Agregamos Before Sunrise, claro.) ¿Qué otras películas se te ocurren? ¡Esperamos tu sugerencia!

80 Festival de Venecia

Está sucediendo el Festival de Venecia.
Ferrari estrenó el jueves con una ovación de más de 7 minutos. ¡A ver qué se trae Michael Mann esta vez! (Aquí el trailer.)

¡Regresa Meg!

Meg Ryan vuelve a las Rom coms y dirigiendo. Lanzaron el trailer de su nueva película What happens later.

Hilo de X

Ayer hicimos un hilo sobre los últimos ingresos de MUBI. ¡Hay un homenaje especial a Robert De Niro!

¡Gracias por leer!

Recordá que cada edición de Ojos de cine tiene su lista en Letterboxd con todas las películas que mencionamos.

Si llegaste hasta acá, respondé nuestra storie o escribí un tuit para saber que leíste y te gustó :)

Y si sentís que este newsletter tiene valor y querés colaborar a que siga existiendo, podés hacerlo de forma mensual o hacer una donación única.

¡Muchas gracias por ser parte de Ojos de cine!

Y si llegaste hasta acá te cuento que el próximo número de Ojos de cine va a ser sobre Network. ¿Ya la viste?